LENTES DE CONTACTO

Para ayudar a una persona con acromatopsia o monocromatismo de conos azules a tener mejor comodidad visual, se debe reducir la intensidad de luz que entra en los ojos para que los bastones puedan funcionar.

Hoy en día existen dos formas de llevar a cabo esta tarea: filtros en gafas o filtros en lentes de contacto. Ambas opciones se recomiendan a los usuario según la edad que tengan y según diversos factores médicos.

¿Qué beneficios tiene?

Hoy en día las lentes de contacto son blandas y cómodas con posibilidad de tener filtros personalizados que permiten ajustar con precisión las necesidades de sensibilidad a la luz de cada persona. Así eliminamos la necesidad gafas de sol en interior y en muchos casos se acompaña de unas gafas de sol convencionales para exterior.

Los beneficios de estas lentes de contacto son muy importantes de cara a no usar gafas tintadas en interior lo que mejora la interacción social y el guiño al quitar las gafas desaparece, lo que facilita en el uso de otro tipo de ayudas como lupas etcétera.

La edad para prescribir lentes de contacto depende de la madurez del niño y la disposición de los padres para ayudarle pero en general está entre 8 y 10 años. A partir de los 12 la estética es importante para ellos y no quieren los filtros rojos para no ser diferentes. Eliminar su uso en interior tiene un impacto muy positivo para ellos y así con las lentillas pueden optar por una gafa de sol convencional en la calle.

¿Cómo elijo el color?

Cualquier color para el filtro reduce la intensidad de la luz y ayuda a ver mejor al usuario, sin embargo, no todos los filtros son iguales.

El espectro de luz está formado por diversos colores que apreciamos en el arcoiris con sus distintas longitudes de onda desde la más corta y energética del azul al rojo. Es precisamente la longitud de onda del rojo, al ser la menos energética y la ideal porque permite la activación de los bastones con luz brillante sin que se saturen. De hecho la luz roja se usó durante décadas para el revelado fotográfico con el fin de no dañar las fotos.

Por eso el filtro rojo es el más indicado para reducir el deslumbramiento, otros colores pueden ser mejor por razones cosméticas salvo en el caso de pérdidas incompletas de color. Los filtros magentas pueden ser útiles en el monocromatismo de conos azules y en algunos casos
de monocromatismo de bastones incompleto.

Normalmente, en el ojo tenemos conos al rojo, verde y azul. Los acrómatas tienen conos azules pero no ven el azul totalmente aunque pueden distinguirlo perfectamente. En estos casos un filtro rojo lastra el uso de su visión en azul, para evitarlo se usa un filtro combinado que permita el paso del azul que es el magenta, una combinación de filtro rojo y azul que reduce el deslumbramiento para los bastones pero permite uso de los conos azules.

ACHROLENSES

AchroLenses ofrece la posibilidad de llevar un filtro terapéutico en forma de lentilla. Esto falicita el poder mejorar la calidad visual de los afectados de manera inmediata.

El color del tinte de las lentillas irá en función de las afecciones de cada usuario. Si necesita más información entre en la web de AchroLenses o contacte a través de contact@achrolenses.com.

¡Necesitamos tu ayuda!

Desde Acrómates te ofrecemos la oportunidad de ayudar y facilitar el conocimiento de diferentes enfermedades olvidadas. Puedes colaborar haciéndote socio, o incluso hacer una pequeña donación.

FORMULARIO DE CONTACTO

¿Tienes alguna duda? No dudes en contactar con nosotros.
Te responderemos en la mayor brevedad posible.

¡Tu ayuda nos importa!